Biografía de Rufino Tamayo

Presenta: Biografía de Rufino Tamayo


Indice temático

Información personal.
Periodos.
Principales Obras.
Legado e importancia.
Museos.
Entrevistas y vídeos.


1. Información personal:

Nombre:Rufino del Carmen Arellanes Tamayo.
Nace: 25 de agosto de 1899, Oaxaca, México.
Muere:24 de junio de 1991 (91 años), Ciudad de México, México.
Escuela: Academia de San Carlos, Universidad Nacional Autónoma de México.
Movimientos en los que participó o tomó parte: Modernismo, Neofiguración.


2. Periodos: 

El trabajo de Tamayo comprende los siguientes periodos: 

* Periodo pictórico: Tamayo fue alejándose progresivamente del realismo. Pintó los ámbitos internos, la atmósfera, los paisajes urbanos o pueblerinos, la naturaleza de su realidad local. Sin embargo, en su producción es posible identificar dos etapas distintas. La primera, que va de la década de 1920 a mediados de la de 1950, tiene una neofiguración cercana al realismo, pero siempre defendiendo o manteniendo la conexión entre sus temas y los problemas sociales.

Puede considerarse que el trabajo de Rufino Tamayo se caracteriza por una voluntad de integración plástica de la herencia precolombina autóctona, la experimentación y las nuevas tendencias pictóricas que revolucionaban los ambientes artísticos europeos a comienzos de siglo. En 1926, en su primera exposición pública, se hicieron ya ostensibles algunas de las características de su obra y la evolución de su pensamiento artístico, puesta de relieve por el paso de un primitivismo de voluntad indigenista (patente en obras tan emblemáticas como su Autorretrato de 1931) a la influencia del constructivismo (evidente en sus cuadros posteriores, especialmente en Barquillo de fresa, pintado en el año 1938). Una evolución que había de llevarlo, también, a ciertos ensayos vinculados al surrealismo.

La parte fundamental de su producción, sin embargo, se encauza a través de la pintura de caballete, en la que Tamayo es uno de los pocos artistas latinoamericanos que cultiva la naturaleza muerta (representando objetos, frutos exóticos y también figuras o personajes pintorescos) por medio de una transmutación formal, un elaborado simbolismo de indiscutibles raíces intelectuales y estética experimental que lo alejaron sin duda de la buscada popularidad, pero lo convirtieron en uno de los grandes artistas representativos de la pintura mexicana de la segunda mitad del siglo XX.

* Periodo muralista: participó en el importante movimiento muralista que floreció en el período comprendido entre las dos guerras mundiales. Ese interés por lo que acontecía en Europa desde el punto de vista artístico marcan diferencia en su trabajo y estilo respecto del núcleo fundamental de los “muralistas”, los cuales prefieren mantener una absoluta independencia estética respecto a las tendencias europeas y tener su fuente de inspiración en la herencia pictórica precolombina, marcadamente indigenista.

También se separó del movimiento muralista por su falta de motivación ideológica y revolucionaria, y por tener un marcado acento formal y abstracto del tema indio.


3. Principales obras:

3.1- Dualidad, realizada en 1964, Vinelita y acrílico mezclado con arenas y polvo de mármol, sobre placas de acrílico, Museo de Nacional de Antropología, Ciudad de México, México. Medidas: 12,21 m × 3.53 m.

3.2- Tres personajes, realizada en 1970, Vinelita y acrílico mezclado con arenas y polvo de mármol, sobre placas de acrílico, Colección privada. Medidas: 1,30 m x 97 cm.

3.3- Niños jugando con fuego, Óleo, Colección privada. Medidas: 1,27 m x 1,72 m.

3.4- Dos personajes atacados por perros, realizada en 1983, Mixografía en colores, papel hecho a mano, Museo de Arte Latinoamericano, California, Estados Unidos. Medidas: 1,52 m x 2,49 m.


4. Legado e importancia: 

* Rufino Tamayo fue uno de los primeros artistas latinoamericanos que, junto con los representantes del conocido “grupo de los tres” (Rivera, Siqueiros y Orozco), alcanzó un relieve y una difusión auténticamente internacionales. Como ellos, participó en el importante movimiento muralista que floreció en el período comprendido entre las dos guerras mundiales. Sus obras, sin embargo, por su voluntad creadora y sus características, tienen una dimensión distinta y se distinguen claramente de las del mencionado grupo y sus epígonos.

* Tamayo desempeñó cargos administrativos y se entregó a una tarea didáctica. En 1921 consiguió la titularidad del Departamento de Dibujo Etnográfico del Museo Nacional de Arqueología de México, hecho que para algunos críticos fue decisivo en su toma de conciencia de las fuentes del arte mexicano. Gracias al éxito conseguido en aquella primer exposición de 1926, fue invitado a exponer sus obras en el Art Center de Nueva York. Más tarde, en 1928, ejerció como profesor en la Escuela Nacional de Bellas Artes y, en 1932, fue nombrado director del Departamento de Artes Plásticas de la Secretaría de Educación Pública.

En 1938 recibió y aceptó una oferta para enseñar en la Dalton School of Art de Nueva York, ciudad en la que permanecería casi veinte años y que sería decisiva en el proceso artístico del pintor. Allí, en efecto, dio por concluido el período formativo de su vida y se fue desprendiendo lentamente de su interés por el arte europeo para iniciar una trayectoria artística marcada por la originalidad y por una exploración absolutamente personal del universo pictórico. En Nueva York se definió, también, su inconfundible lenguaje plástico, caracterizado por el rigor estético, la perfección de la técnica y una imaginación que transfigura los objetos, apoyándose en las formas de la cultura prehispánica y en el simbolismo del arte precolombino para dar libre curso a una poderosa inspiración poética que bebe en las fuentes de una lírica visionaria.

* La propuesta mural de Tamayo tomaba caminos distintos, innovadores, que desdeñaban las formas más superficialmente populares, folclóricas casi, de la cultura de su país y, por sendas más elaboradas, buscaba la plasmación de sus raíces indígenas y de sus vínculos con la América prehispánica en equivalencias poéticas más sutiles. Aun durante su larga residencia en el extranjero, que se prolongó a lo largo de casi tres décadas, siguió visitando México para encargarse de los trabajos murales que se le encomendaban, muchas veces porque los representantes fresquistas los rechazaban o no podían abarcarlos.

* Ya a los treinta y siete años, cuando viajó en calidad de delegado al Congreso Internacional de Artistas celebrado en Nueva York, recibió un primer homenaje que le valió, como se ha visto, el nombramiento como profesor de pintura en la Dalton School. Pero puede considerarse que su éxito internacional se consolida cuando, a principios de la década de los cincuenta, la Bienal de Venecia instaló una Sala Tamayo y obtuvo el Primer Premio de la Bienal de São Paulo (1953), junto al francés Alfred Mannesier.

* Su extensa producción en pintura, realizó 22 murales que dieron una nueva dirección a ese capitulo de la pintura mexicana que interesó a todo el mundo. La creación de un vitral monumental con una novedosa técnica, es parte de su trabajo mural, a estos campos hay que aunar su producción gráfica, en la que hizo aportaciones estéticas y técnicas de gran importancia en el campo del arte impreso mexicano e internacional. Las obras de Tamayo tienen un sentido que constantemente se renueva, ya que sus temas universales inscritos en ámbitos atemporales, provocan en los públicos más diversos motivaciones, lo mismo estéticas que para desarrollar meditaciones en torno a la naturaleza humana.

* Al iniciarse la década de los años sesenta, Rufino Tamayo regresó a su México natal. Su obra revelaba ya la madurez de un hombre que ha bebido de las más distintas fuentes estéticas e intelectuales, integrándolas en una personalidad artística profundamente original. Pese a considerarse a sí mismo “el eterno inconforme con lo que se ha pretendido que es la pintura mexicana”, no cabe duda de que Tamayo es un crisol en el que se amalgaman las más vivas tradiciones de su país y las investigaciones estéticas en una síntesis superior de personalísimas características e innegable fuerza expresiva.

* Fue nombrado miembro de: El Colegio Nacional de México, Royal Academy of Arts, Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias, Academia Nacional de Bellas Artes de Argentina.


5. Museos: 

Las obras de Rufino pueden encontrarse en diversos museos alrededor del mundo, tales como: Smith College Collection, Massachusetts, Estados Unidos. MoMA, Nueva York, Estados Unidos. Museo de Arte de Dallas, Texas, Estados Unidos. Biblioteca de la Universidad de Puerto Rico. Museo Tamayo Arte Contemporáneo, Ciudad de México, México.


6. Entrevistas y vídeos: 

* Historias de vida – Rufino Tamayo


* Artes – Rufino Tamayo/Compañía Nacional de Teatro 


* Rufino Tamayo obras


Fuentes: Wikipedia, Biografías y Vidas, museotamayo.org.

Autor: Angela Depalo

@Angedepalo