Biografía de Claudio de Lorena

Presenta: Biografía de Claudio de Lorena


Indice temático

Información personal
Periodos
Principales obras
Legado e importancia
Museos
Vídeos y entrevistas


1. Información personal:

Nombre: Claude Gellée.
Nace: 1600, Chamagne, Francia.
Muere: 23 de noviembre de 1682 (82 años aprox.), Roma, Italia.
Escuela: Alumno de Agostino Tassi, Goffredo Wals, Claude Derue.
Movimientos en los que participó o tomó parte: Paisajismo, Pintura clasicista


2. Periodos: 

El trabajo de de Lorena comprende el siguiente periodo: 

* Periodo pictórico: Lorrain reflejó en su obra un nuevo concepto en la elaboración del paisaje basándose en referentes clásicos, que evidencia una concepción ideal de la naturaleza y del propio mundo interior del artista. Esta forma de tratar el paisaje le otorga un carácter más elaborado e intelectual y se convierte en el principal objeto de la creación del artista, la plasmación de su concepción del mundo, el intérprete de su poesía, que es evocadora de un espacio ideal, perfecto.

Uno de los elementos más significativos en la obra de Lorrain es la utilización de la luz, a la que otorga una importancia primordial a la hora de concebir el cuadro: la composición lumínica sirve en primer lugar como factor plástico, al ser la base con la que organiza la composición, con la que crea el espacio y el tiempo, con la que articula las figuras, las arquitecturas, los elementos de la naturaleza; en segundo lugar, es un factor estético, al destacar la luz como principal elemento sensible, como el medio que atrae y envuelve al espectador, y lo conduce a un mundo de ensueño, un mundo de ideal perfección recreado por el ambiente de total serenidad y placidez que Claude crea con su luz.

La obra de Lorrain expresa un sentimiento casi panteísta de la naturaleza, que es noble y ordenada como la de los referentes clásicos de que se nutre el opus loreniano, pero aun así libre y exuberante como la naturaleza salvaje. Recrea un mundo perfecto ajeno al paso del tiempo, pero de índole racional, plenamente satisfactorio para la mente y el espíritu.

La técnica más empleada por Lorrain es el dibujo a pluma o a la aguada, a menudo sobre un rápido esbozo realizado a la piedra negra. Para sus dibujos utiliza frecuentemente papeles entintados, sobre todo en color azul. Claude era un dibujante de trazo espontáneo, al que gustaban los efectos inmediatos del pincel sobre el papel. Trabajaba con todo tipo de técnica: pluma y tinta diluida, aguada, carboncillo, sanguina, generalmente sobre papel blanco, azul o colorado. Una vez afianzada su carrera, el éxito de su producción le permitió trabajar con materiales valiosos, como el azul ultramar extraído del lapislázuli, no disponible para cualquier artista.

Abandonó la pintura al fresco en beneficio del óleo, ya que esta técnica le permitía expresar más eficazmente las cualidades estéticas de la luz sobre la atmósfera.​ Su obra se basa en una cuidada ejecución, de gran detallismo gracias a una pincelada compacta, rica en materia cromática, donde se advierte el rasgo del pincel pese a un alto grado de pulimento. Dominaba a la perfección la tonalidad, donde destaca la iluminación del color en infinitas gamas, creando una perspectiva aérea por superposición de planos que siempre están disimulados por el virtuosismo en el detalle, lo que da muestras de su maestría en la composición y en la ejecución cromática.


3. Principales obras:

3.1- Puerto con el embarque de la Reina de Saba, realizada en 1648, óleo, The National Gallery, Londres, Reino Unido. Medidas: 1,49 m x 1,94 m.

3.2- La campiña romana, realizada en 1639, óleo, Museo Metropolitano de Arte, Nueva York, Estados Unidos. Medidas: 1,01 m × 1,35 m.

3.3- Puesta de sol en un puerto, realizada en 1936, óleo, Museo del Louvre, París, Francia. Medidas: 1,03 m × 1,36 m.

3.4- Puerto con el embarque de Santa Úrsula, realizada en 1641, óleo, The National Gallery, Londres, Reino Unido. Medidas: 1,13 m × 1,49 m.


4. Legado e importancia: 

* En el contexto de la pintura de paisaje europea, Lorrain desempeña un papel esencial. Mientras que los pintores holandeses expresaban la belleza de su tierra partiendo de principios realistas, él creó un lenguaje renovador a partir de los conceptos ideales del clasicismo francés y de las innovaciones paisajísticas de los pintores nórdicos, con un gran sentido lírico de la naturaleza.​ Sin embargo, los paisajes de Lorrain están profundamente alejados de los holandeses: los ámbitos nórdicos, por las peculiaridades de su climatología —cielos nubosos y luces difusas y variables—, son diferentes del mundo mediterráneo, más uniforme en sus variaciones, más sereno y plácido. La evolución artística de Lorrain fue uniforme, con unas claras influencias pero con una fuerte impronta personal, que caracterizó su estilo como uno de los más originales de la pintura de paisaje.

* Claude llevó a su punto culminante el estudio de la luz y la atmósfera como vehículos de expresión compositiva. Su fórmula tuvo un éxito inmediato, constatado por el hecho de que ya en vida tuvo imitadores y, aunque solo tuvo un discípulo, Angeluccio, su estilo creó escuela dentro del clasicismo francés, e influyó a artistas como Gaspard Dughet, Jean Lemaire, Francisque Millet, Étienne Allegrain, Jacques Rousseau o Pierre Patel. Fuera del ambiente clasicista, los paisajes de Lorrain fueron muy admirados en Flandes y Países Bajos, e inspiraron a artistas como Jan van Goyen, Jacob Ruysdael, Jan Frans van Bloemen, Adriaen Frans Boudewyns y Pieter Nicolaes Spierinckx.

* Su influencia perduró en el siglo XVIII, sobre todo en Francia (Claude Joseph Vernet, Jean-Antoine Watteau, Hubert Robert) y, especialmente, el Reino Unido, donde inspiró a artistas como Joshua Reynolds, John Constable, Richard Wilson y Joseph Mallord William Turner. En el siglo XIX su influencia se vislumbró en paisajistas como Camille Corot, Charles-François Daubigny, Théodore Rousseau y Hans Thoma, mientras que sus investigaciones en el terreno de la luz tuvieron eco en el impresionismo.

* Claudio de Lorena creó una nueva concepción del paisaje clásico en el que el estudio de la luz, magníficamente matizado desde la aurora al ocaso, según las horas y estaciones, es fuente de una poesía elegíaca exquisita. La belleza de la campiña romana o las costas napolitanas se asocia al recuerdo del mundo antiguo, siguiendo una concepción bucólica y apacible, de espíritu virgiliano, que evoca la primitiva edad de oro, serena, sutil y refinada, plena de nostalgias, que se aprecian en el sentido poético de sus ruinas clásicas, sus elegantes pórticos o los fantásticos torreones que se reflejan en el mar y se desmaterializan entre las brumas del amanecer o los resplandores del crepúsculo.

* El autor despliega un espacio amplio que lleva la vista hasta un fondo remoto, de horizontes infinitos, haciendo aparecer en primer término formas arquitectónicas y masas boscosas, creando la ilimitada sensación de profundidad por medio de una gradación suave del colorido y un progresivo desdibujamiento de los contornos. Las figuras que se ven en sus lienzos suelen ser diminutas y aparentan estar sumergidas en los espléndidos panoramas, de tal modo que el tema semeja un pretexto para ejecutar una gran vista natural más que expresar un asunto.

* Claudio de Lorena demostró que los métodos del clasicismo francés podían emplear­se para extraer la poesía de la naturaleza inanimada, llevó hasta su punto más elevado el estudio de la luz y la atmósfera como medios para crear una unidad tanto pictórica como imaginativa, se proyectó sobre la escuela francesa del XVII y el XVIII, y alcanzó la plenitud decimonónica, convirtiéndose en la fuente de inspiración de Turner y Corot, cuyos avances técnicos habrían de desembocar en el impresionismo.


5. Museos: 

Las obras de Claudio de Lorena pueden encontrarse en diversos museos alrededor del mundo, tales como: Museo del Prado, Madrid, España. The National Gallery, Londres, Reino Unido. Museo del Louvre, París, Francia. Museo Metropolitano de Arte, Nueva York, Estados Unidos. Galería Nacional de Arte, Washington D. C., Estados Unidos. Museo Albertina, Viena, Austria. Museo de Arte del Condado de Los Ángeles, California, Estados Unidos. Instituto Städel, Frankfurt, Alemania. Museo Nacional de Arte Occidental, Tokyo, Japón. Museo de Arte Moderno, Zurich, Suiza. Museo de Bellas Artes de Budapest, Budapest, Hungría.


6. Vídeos y entrevistas:

* Claudio de Lorena obras


* Obra comentada: El embarco de Santa Paula Romana, de Claudio de Lorena


Fuentes: Wikipedia, Página web Museo del Prado.

Autor: Angela Depalo

@Angedepalo