Una creación monumental del Renacimiento

La Capilla Sixtina es, sin dudarlo, una de las obras más emblemáticas del movimiento renacentista. La popularidad de la Capilla Sixtina se debe principalmente a su decoración al fresco, y especialmente a la bóveda y el testero, con El Juicio Final, ambas obras de Miguel Ángel.

Debido al tamaño de la capilla, la obra tomo ocho años en llevarse a cabo. En el año 1508, la decoración de la Capilla Sixtina fue encomendada a Miguel Ángel por parte del papa Julio II.

Durante el pontificado de Sixto IV, un grupo de pintores renacentistas que incluía a Sandro Botticelli, Pietro Perugino, Pinturicchio, Domenico Ghirlandaio, Cosimo Rosselli y Luca Signorelli realizó dos series de paneles al fresco sobre la vida de Moisés (a la izquierda del altar, mirando hacia El Juicio Final) y la de Jesucristo (a la derecha del altar), acompañadas por retratos de los papas que habían gobernado la Iglesia hasta entonces en la zona superior y por cortinas pintadas con trampantojo en la zona inferior.

Desde 1984 fue declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco. Asimismo, la importancia de dicha capilla se mantiene vigente, en la actualidad es sede del cónclave, la reunión en la que el Colegio Cardenalicio elige al un nuevo papa. Más de cinco siglos después, los frescos de Miguel Ángel siguen atrayendo a multitud de visitantes a la capilla, y son considerados una de las obras cumbre de la historia de la pintura, el gran tamaño de las figuras y la dificultad de aplicar la pintura siguiendo la curvatura de los techos han convertido a este fresco en una creación única y excepcional.

¿Sabías que…?

Como toda obra maestra, existen muchas anécdotas interesantes en torno a su creación. A continuación compartiremos algunas de ellas:

* Sabías que con Michelangelo cambió la representación de Dios que hasta ese entonces tenía una mano apuntando hacia abajo a través de las nubes? En la Capilla Sixtina podemos ver por primera vez la reproducción de Dios con un cuerpo musculoso y una larga barba blanca, además de se muy similar al dios greco Júpiter.

* El papa Julio II quiso traer a Miguel Ángel a Roma para que realizara su tumba, un grandioso proyecto que entusiasmó inmediatamente al artista. Sin embargo, entre ambos se produjo una ruptura clamorosa. El papa –contará Miguel Ángel en 1523– «cambió de opinión y ya no quiso hacerlo», y llegó a expulsarlo cuando el artista se dirigió a él para obtener dinero. Buonarroti abandonó Roma. Pero el papa insistió en que Miguel Ángel trabajase para él y reclamó enseguida su vuelta a Roma para un nuevo proyecto: los frescos de la bóveda de la capilla Sixtina.

* Sabías que en un inicio, Miguel Ángel rechazó el encargo de decorar la Capilla Sixtina considerándolo un trabajo demasiado grande y que incluso le levantaba sospechas de haber sido recomendado para este trabajo por sus rivales para verlo fracasar? En ese entonces, la técnica del fresco era casi desconocida, una técnica que no permitía errores o vuelta atrás además de exigir tiempos muy breves.

* Sabías que la superficie total pintada por Buonarroti es de 460 metros cuadrados.

Sabías que cuando el papa le encargó la decoración de la bóveda la experiencia del artista en la técnica de la pintura al fresco era casi inexistente. De hecho, él aseguraba que su profesión era ser escultor y no pintor, esto le generaba cierta desconfianza en sí mismo.

Adicionalmente, ¿sabías que puedes visitar la capilla de forma virtual? Adjuntaremos el link oficial para que puedas disfrutar, desde la comodidad de tu hogar, una de las joyas del renacimiento.

http://www.museivaticani.va/content/museivaticani/es/collezioni/musei/cappella-sistina/tour-virtuale.html


La Capilla Sixtina inaugura iluminación y se ve más impresionante que nunca


Fuentes: Wikipedia, Museos de Roma.