Biografía de Schubert

Presenta: Biografía de Franz Peter Schubert


Indice temático

Información personal.
Principales Obras.
Legado e importancia.
Entrevistas y vídeos.


1. Información personal: 

Nombre: Franz Peter Schubert.
Nace: 31 de enero de 1797, Himmelpfortgrund, Viena, Austria.
Muere: 9 de noviembre de 1828 (31 años), Viena, Austria.
Escuela: Alumno de Antonio Salieri y asistió a la Universidad de Música y Arte Dramático de Viena.
Género: Música clásica.


A la edad de cinco años, Schubert comenzó a recibir clases regulares de su padre y un año después se matriculó en la escuela de su padre. Aunque no se sabe exactamente cuándo recibió su primera instrucción musical, su hermano Ignaz le dio lecciones de piano, pero duraron muy poco tiempo, ya que este lo sobrepasó en unos pocos meses. Su padre le dio sus primeras lecciones de violín cuando tenía ocho años, entrenándolo hasta el punto en que podía tocar duetos fáciles de manera competente.

(La casa natal de Franz Schubert, en Viena)

En 1804, el joven Schubert llamó la atención de Antonio Salieri, entonces la principal autoridad musical de Viena, cuando se reconoció su talento vocal. Mientras tanto, su genio comenzó a mostrarse en sus composiciones. Salieri decidió comenzar a darle clases en privado de teoría musical e incluso en composición. Según Ferdinand, la primera composición para piano del niño fue una Fantasía para cuatro manos. Su primera canción, Klagegesang der Hagar, la escribió un año después.​ Se le permitió ocasionalmente dirigir la orquesta del Stadtkonvikt​ y fue la primera orquesta para la que escribió.

A finales de 1813, Schubert abandonó el Stadtkonvikt y en 1814, ingresó en la escuela de su padre como maestro de los alumnos más jóvenes. Uno de sus años más prolíficos fue 1815. Compuso más de 20 000 compases de música, más de la mitad de los cuales fueron para orquesta, incluyendo nueve obras sacras (a pesar de ser agnóstico), una sinfonía y alrededor de 140 lieder. A lo largo de 1815, vivió con su padre en casa. Su madre murió en 1812. Continuó enseñando en la escuela y dando lecciones musicales privadas, con lo que ganó suficiente dinero para sus necesidades básicas, incluyendo ropa, papel para manuscritos, plumas y tinta, pero con poco o ningún dinero sobrante para lujos.

(El joven Schubert, de Josef Abel)

Las composiciones de 1819 y 1820 muestran un marcado avance en el desarrollo y madurez del estilo.​ En febrero inició el oratorio inacabado Lazarus (D. 689). Más tarde, compuso, en medio de una serie de obras más pequeñas, el himno «Der 23. Psalm» (D. 706), el octeto «Gesang der Geister über den Wassern» (D. 714), el Quartettsatz en do menor (D. 703 ) y la Wanderer-Fantasie en do mayor para piano (D. 760). En 1820, se representaron dos de sus óperas: Los hermanos gemelos (D. 647) en el Theater am Kärntnertor el 14 de junio y Die Zauberharfe (D. 644) en el Theater an der Wien el 21 de agosto.Hasta ese momento, sus composiciones más grandes (aparte de sus misas) se habían restringido a la orquesta amateur en Gundelhof (Brandstätte 5, Viena), una sociedad que surgió de las fiestas cuarteto en su casa.

Schubert centró su atención más firmemente que nunca en la producción de dos óperas, donde, por diversas razones, apenas tuvo éxito. Con todo, se embarcó en veinte proyectos escénicos, cada uno de los cuales rápidamente se olvidaron. A pesar de sus fracasos operísticos, su reputación estaba creciendo constantemente en otros frentes. En 1821, la Gesellschaft der Musikfreunde finalmente lo aceptó como miembro y el número de interpretaciones de su música creció notablemente.​ Estas actuaciones ayudaron a que su reputación creciera rápidamente entre los miembros de la Gesellschaft​ y a que su nombre fuera conocido para el público en general.

(Schubertiada, Óleo de Julius Schmid de 1897)

A pesar de su preocupación por las representaciones y más tarde con sus deberes oficiales, Schubert encontró tiempo durante sus últimos años para una cantidad significativa de composiciones. Completó la Misa en mi bemol mayor (D. 678) en 1822 y ese mismo año se embarcó repentinamente en una obra que de manera más decisiva que casi cualquier otra en esos años mostraba su visión personal madura, la Sinfonía en si menor, conocida como Sinfonía inacabada (D. 759). La razón por la que la dejó sin terminar, después de escribir dos movimientos y bocetos en un tercero, continúa siendo discutida y analizada.

En 1823, Schubert escribió su primer ciclo de canciones a gran escala, La bella molinera (D. 795), basado en poemas de Wilhelm Müller. Esta serie, junto con el ciclo posterior Viaje de invierno (D. 911, que también emplea textos de Müller en 1827) es considerada ampliamente como una de las cumbres del lied.Ese mismo año también compuso la canción «Du bist die Ruh» (D. 776) y aparecieron por primera vez los síntomas de sífilis.​ Esto comenzó a trastornar su vida y fue cuando apareció el lado más amargo y melancólico del compositor.

(Acuarela de Franz Schubert en 1825, de Wilhelm August Rieder)

En 1824, escribió las variaciones en mi menor para flauta y piano Trockne Blumen, una canción del ciclo La bella molinera y varios cuartetos de cuerda. También escribió la Sonata arpeggione (D. 821) para arpeggione y piano en el momento en que el instrumento tuvo una cierta popularidad.​ En la primavera de ese año, escribió el Octeto en fa mayor (D. 803), un boceto de una Gran Sinfonía y en el verano volvió a Zseliz. Allí se sintió atraído por el lenguaje musical húngaro y escribió el Divertissement à la hongroise en sol menor para dúo de piano (D. 818) y el Cuarteto de cuerda en la menor.

De 1826 a 1828, residió continuamente en Viena, excepto por una breve visita a Graz en 1827. En 1826, dedicó una sinfonía (D. 944, que más tarde se conocería como la «Grande» en do mayor) a la Gesellschaft der Musikfreunde y recibió a cambio una remuneración.​ El Cuarteto de cuerda n.º 14 en re menor (D. 810), con las variaciones de «La muerte y la doncella», los escribió durante el invierno de 1825-1826 y se representaron por primera vez el 25 de enero de 1826. Más tarde en ese mismo año llegó el Cuarteto de cuerda n.º 15 en sol mayor (D. 887, publicado por primera vez como op. 161), el Rondó en si menor para violín y piano (D. 895), Rondeau brillant y la Sonata para piano en sol mayor (D. 894, publicada por primera vez como Fantasía en sol, op. 78).

(Tumba de Franz Schuber en el Cementerio central de Viena)

Las obras de sus últimos dos años revelan a un compositor entrando en una nueva etapa profesional y compositiva.​ Aunque partes de su personalidad estaban influidas por sus amigos, él alimentó una dimensión intensamente personal en la soledad y fue fuera de esta dimensión por lo que escribió su mejor música.  En las últimas semanas de su vida, comenzó a esbozar tres movimientos para una nueva Sinfonía en re mayor (D. 936A). En esta obra, anticipaba el uso de armónicos de canciones populares y paisajes sonoros desnudos de Gustav Mahler. En medio de esta actividad creativa, su salud se deterioró. A finales del verano de 1828, vio al médico Ernst Rinna, quien pudo haber confirmado sus sospechas de que estaba enfermo sin remedio y que probablemente moriría pronto.​ Algunos de sus síntomas coincidían con los del envenenamiento por mercurio. Franz Schubert falleció en Viena, a los 31 años, en el apartamento de su hermano Ferdinand. Fue enterrado a petición propia cerca de Beethoven, a quien había admirado toda su vida, en el cementerio de Währing (Viena).


2. Principales obras: 

Schubert fue notablemente prolífico, ya que compuso más de 1500 obras en su corta carrera. Su estilo compositivo progresó rápidamente a lo largo de su corta vida.​ La mayor parte de sus composiciones son canciones para voz solista y piano (aproximadamente 630).​ También compuso un número considerable de obras seculares para dos o más voces, especialmente part songs, coros y cantatas. Completó ocho oberturas orquestales y siete sinfonías completas, además de fragmentos de otras seis. Si bien no compuso conciertos, escribió tres obras concertantes para violín y orquesta. Escribió una gran cantidad de música para piano solo, incluyendo once sonatas incontrovertiblemente completadas y al menos nueve más en diferentes estados de finalización, numerosas obras misceláneas y muchos danzas cortas, además de producir un gran conjunto de obras para piano a cuatro manos. También escribió más de cincuenta obras de cámara, incluidas algunas obras fragmentarias. La producción sacra de Schubert incluye siete misas, un oratorio y un réquiem, entre otros movimientos de misas y numerosas composiciones más pequeñas. Completó sólo once de sus veinte obras escénicas.

(Partitura autógrafa una posible versión de la así llamada Sinfonía Gastein)

Schubert tenía predilección por experimentar en una amplia variedad de formas y géneros, incluyendo ópera, música sacra, música de cámara y para piano solo y obras sinfónicas. Quizás lo más familiar es que su atrevimiento se refleja en su sentido de modulación notablemente original. Por ejemplo, el segundo movimiento del Quinteto para cuerdas (D. 956), que está en mi mayor, presenta una sección central en la tonalidad vecina de fa menor.​ También aparece en opciones inusuales de instrumentación, como en la Sonata en la menor para arpeggione y piano (D. 821) o la partitura no convencional del Quinteto La trucha (D. 667), que es para piano, violín, viola, violonchelo y contrabajo, mientras que los quintetos de piano convencionales tienen partitura para piano y cuarteto de cuerdas.


3. Legado e importancia:

A pesar de su corta vida, dejó un gran legado, que incluye más de 600 obras vocales seculares (principalmente lieder), siete sinfonías completas, música sacra, óperas, música incidental y gran cantidad de obras para piano y música de cámara. Sus obras principales incluyen el Quinteto La trucha, la Sinfonía inacabada, la Sinfonía Grande, las tres últimas sonatas para piano (D. 958, 959 y 960), la ópera Fierrabras (D. 796), la música incidental de la obra de teatro Rosamunda (D. 797) y los ciclos de canciones La bella molinera (D. 795) y Viaje de invierno (D. 911). Hoy, Schubert está clasificado entre los mejores compositores de música clásica occidental y su música sigue siendo popular.

(Monumento a Schubert en el Stadtpark de Viena)

Desde la década de 1830 hasta la década de 1870, Franz Liszt transcribió y arregló varias obras de Schubert, particularmente las canciones. Las sinfonías de Schubert fueron de particular interés para Antonín Dvořák. Hector Berlioz y Anton Bruckner reconocieron la influencia de la Sinfonía Grande.​ Fue Robert Schumann quien, después de haber visto el manuscrito de la Sinfonía Grande en Viena en 1838, llamó la atención de Mendelssohn, quien dirigió la primera interpretación de la sinfonía, en una versión muy resumida, en Leipzig en 1839.​ En el siglo xx, compositores como Richard Strauss, Anton Webern, Benjamin Britten, George Crumb y Hans Zender impulsaron u homenajearon al compositor en algunas de sus obras. Britten, un pianista consumado, acompañó a muchos de los lieder de Schubert e interpretó muchas obras de piano solo y dúo.

(Retrato de Franz Schubert hecho por Anton Depauly en 1827)

La música de cámara de Schubert sigue siendo popular. En una encuesta realizada por la emisora de radio australiana ABC Classic FM en 2008, sus obras de cámara dominaron el campo, con el Quinteto La Trucha en primer lugar, el Quinteto para cuerda en do mayor en segundo y el Nocturno en tercera posición. Además, ocho de sus obras de cámara se encontraban entre las 100 piezas clasificadas: ambos tríos para piano, el Cuarteto de cuerda n.º 14 («La muerte y la doncella»), el Cuarteto de cuerda n.º 15, la Sonata arpeggione, el Octeto, la Fantasía en fa menor para piano a cuatro manos y el Adagio y rondó concertante para cuarteto de piano.


4. Entrevistas y videos: 

A continuación compartiremos algunas de las composiciones más destacadas del artista:

* Trío de piano en mi bemol mayor No. 2


* Cuarteto para cuerda N° 14 en Re menor, D. 810: “La muerte y la doncella”


* Quinteto con Piano “La Trucha”


* El canto del cisne


Fuente: Wikipedia.